Peatones ayudan a un pequeño robot perdido a encontrar su camino, este es un experimento social / robótico que te hará sonreír : Tecnometro

sábado, 11 de abril de 2009

Peatones ayudan a un pequeño robot perdido a encontrar su camino, este es un experimento social / robótico que te hará sonreír

En la ciudad de Nueva York, la gente esta muy ocupada con el paso de un lugar a otro. Kacie Kinzer se hizo las siguientes preguntas: ¿puede un objeto recorrer las aceras y las calles junto con nosotros, y al hacerlo, crear una narrativa acerca de nuestra relación con el espacio y nuestra disposición para interactuar con lo que encontramos en él? Más importante aún, ¿cómo podrían ser vistas nuestras acciones dentro de un contexto más amplio de la relación que surge de la complejidad de la propia ciudad? Para responder a estas preguntas, ha construido robots.

Tweenbots son robots que dependen de los humanos, estos recorren la ciudad con la ayuda de los peatones que se encuentran. Rodando a una velocidad constante, en línea recta, los Tweenbots tiene un destino que aparece en una bandera, y se basa en que las personas se acercan para leer esta bandera y ponen el robot en la dirección correcta para alcanzar su objetivo.

Tomando en cuenta su extrema vulnerabilidad, la inmensidad del espacio urbano, los peligros planteados por el tráfico, la sospecha de terrorismo, y la posibilidad de que nadie estaría interesado en ayudar a este pequeño robot perdido, que pueden ser concebidos inicialmente como Tweenbots desechables, criaturas que tenían más probabilidades de luchar y morir en la ciudad que para llegar a su destino. Porque fueron construidos con un mínimo de tecnología, Kacie Kinzer no tenía forma de seguir los progresos del Tweenbot, por lo que se establece en el primer ensayo con una cámara de vídeo escondida en su bolso. Coloco el Tweenbot sobre la acera, caminó lo suficientemente lejos para que no la vean y se puso a observar como el Tweenbot, un sonriente cartón misionero de 10 pulgadas de altura rueda por los caminos hacia su inevitable destino.

Los resultados fueron inesperados. En el transcurso de los meses siguientes, a lo largo de numerosas misiones, los Tweenbots lograron moverse de su punto de inicio a su lejano destino asistidos sólo por extraños. Cada vez que el robot se vio enredado en virtud de una banca del parque, frenado por el terreno inútilmente, o queda atrapado en un bache, algunos transeúntes siempre lo rescatan y envían hacia su objetivo. Nunca fue un Tweenbot perdido o dañado. A menudo, las personas ignoran las instrucciones para poner Tweenbot en el camino correcto, significa el envío del robot en otra dirección hacia una situación peligrosa. Un hombre regreso el robot a la dirección de donde acababa de entrar, diciendo en voz alta al Tweenbot, "No se puede ir por ese lado, es hacia la carretera." Jeje!

La presencia inesperada del Tweenbot en la ciudad creó un despliegue narrativo que habla no sólo de la inmensidad de la ciudad y el espacio para el viaje de un robot con la ayuda de seres humanos, sino también al poder de un simple objeto tecnológico para crear una compleja red alimentada por la inteligencia humana y las interacciones asincrónicas. Lo más interesante es que este objetivo fue impulsado principalmente por la empatía antropomorfizada de un objeto. El viaje de los Tweenbots cada vez que son liberados en la ciudad se convierte en una historia donde la gente está dispuesta a comprometerse con una criatura que refleja las características de la vulnerabilidad humana, de perderse, y sin intención de tener los medios para alcanzar su objetivo por sí solo. En cada encuentro con un peatón el robot toma un paso más cerca de alcanzar su destino.

Este experimento es para una tesis de Kacie Kinzer para ITP. Haz clic aquí para ver las fotos de los próximos Tweenbots.

Acá les dejo un video del experimento:

 
Copyright 2015 Tecnometro | tecnología, informática, Internet